sábado, 2 de julio de 2016

BREXIT, UNA OPORTUNIDAD PARA LA CREACIÓN









Desde hace más de una semana que el mundo ve las turbulencias que nos ha dejado el BREXIT, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que fue votada tras el referendum del 23 de mayo pasado.  Para un país vibrante como Inglaterra, con una población multicultural, es un remezón de proporciones el abandonar a su vecinos, que a través de los años han ejercido el libre derecho de transitar por el Reino Unido, y particularmente Inglaterra, que les ha correspondido con hospitalidad; no haciendo diferencias de derechos y beneficios, como salud, vivienda, estudios, etc. Así mismo, todo ha sido retribuido con trabajo y mejor calidad de vida para los miles de estudiantes, profesionales y trabajadores que llegan a buscar nuevas oportunidades con la esperanza de algún día regresar a sus países de origen.  Los miles de restaurantes, cafeterías y tiendas de Londres son, mayormente, atendidas por jóvenes de la Comunidad Europea, los cuales esforzadamente, trabajan y estudian para lograr salir adelante.

Londres vibra con los diferentes idiomas y culturas que se encuentran en cada esquina, bus, metro, y parques; las ardillas son las espectadoras de una ciudad que converge en pluralismo con un son en común:  respeto.  Todo lo materializado por generaciones se ha visto mermado por una sed de poder de políticos ambiciosos, anteponiendo su ego por sobre el bienestar social de miles de familias que verán inestabilidad por un tiempo.  Un referendum que fue egoísta en sus planteamientos, con mentiras e hipocresías, usando y abusando de la credulidad del electorado, y la incapacidad de ver más allá de lo plenamente contingente, sin vislumbrar un tropiezo tan significativo en la vida cotidiana de los habitantes.

El mundo ha sido testigo de que el Reino Unido es una potencia económica, y que pasa por un descontrol, que al igual que cada uno de nosotros:  errar es humano.  El efecto dominó se inclinó por las  traiciones y deslealtades políticas entre amistades de larga data,  como el renunciado Primer Ministro David Cameron con Boris Johnson (Eton y Oxford).  Michael Gove, clavando una estocada por la espalda al ex Alcalde de Londres; las conversaciones secretas entre el ministro de hacienda George Osborne con  Gove.  Los mails que se filtraron en un diario londinense de la señora de Michael Gove, advirtiendo a su marido de poner un pie en el freno, y verificar qué le daba a cambio Boris Johnson, si fuere electo Primer Ministro.  Toda una saga, en la cuál William Shakespeare habría estado encantado de recolectar en alguna obra teatral.

Ahora es momento de asumir los costos financieros que traerá una decisión de ésta naturaleza, que compromete al mundo entero.  Podemos confiar que la cordura prevalecerá y el nuevo Primer Ministro de Inglaterra (seguramente Theresa May) podrá salir airoso de una negociación dura y complicada con la Unión Europea.

El mundo cambiará de órbita en poco tiempo, tendremos, probablemente a tres mujeres ordenando los pilares de nuestra tierra: Hillary Clinton, Theresa May y Angela Merkel.  Vienen tiempos fascinantes.

Y, por otro lado, miles de escritores y artistas dejando su huella en el Reino de la creación.

jueves, 25 de febrero de 2016

London Fashion Weekend

Londres es la capital de la moda, y  en Londres se respira el arte en todo sentido. Es la historia coronada de modernismo en una sincronización, que hace despertar la imaginación y las voces de la creación. Una semana llena de magia, donde el público tiene la oportunidad de ver a los diseñadores más importantes del mundo presentar sus colecciones. Y, por supuesto, reflejando la gran creación de los nuevos y talentosos diseñadores Británicos, muchos de los cuales ya están dando que hablar en las pasarelas mundiales. Una de mis preferidas y, que dará mucho en la esfera mundial, es Emilia Wickstead. Bienvenidos al glamour.

lunes, 1 de febrero de 2016

JEAN-ÉTIENNE LIOTARD, EXHIBICIÓN EN LA ROYAL ACADEMY DE LONDRES

Lady Ann Somerset, Condesa de Northampton
Una noche maravillosa de viernes, donde el cielo con matices de azules y unas cuantas nubes dibujando un zigzagueo en blanco, reflejan las luces de las calles en cada tienda, restaurant y Burlington Arcade; y al frente la gloriosa y magnífica entrada de la Royal Academy.  Aproveché de ir a uno de los últimos días de la exhibición del pintor Jean-Étienne Liotard, (1702-1789), nacido en Ginebra, Suiza,  y que ha sido uno de los pintores recientemente descubierto en el Reino Unido y otros lugares del orbe.  

Jean-Étienne Liotard fue pintor dedicado a retratar a las familias reales de Francia, Austria-Hungría y nobles del siglo XVIII.  Estudio arte en París y, luego comenzó su periplo por Turquía, donde en sus viajes adquirió el gusto por vestir vestimentas turcas, donde aparece en uno de sus auto retratos  en 1749.  Inició una estrecha amistad con aristócratas ingleses con los que compartió tiempo en Constantinopla.  Realizó la técnica del pastel que se refleja en sus bodegones y otras obras sobre la vida cotidiana  en Turquía.

Liotard retrató al Rey Luís XV de Francia  y a la  familia real, también como a muchos banqueros, políticos e influyentes personajes de la vida social europea.  Liotard era un pintor muy versátil, pasando del pastel al óleo, miniaturas y acuarela.  En los retratos logra captar la esencia de la persona en su mirada y en su piel, dando transparencia, donde hasta las venas son pintadas con una elegancia y fineza la cual proporciona a la obra una apreciación del retratado en una observación cautivante. Liotard absorbía las culturas de una manera inusual, dejando estampado su sello en cada pintura que realizaba

Liotard era un pintor meticuloso, el cual preparaba sus papeles inmaculadamente para ser puestos de base para su tela, donde usaba recurrentemente el celeste pálido y papel velo.

Jean-Étienne Liotard es considerado uno de los más grandes retratistas del siglo XVIII, del cual pocos en el mundo lo reconocen, ya que su obra está en manos de coleccionistas privados.  Ha sido un gran acierto de la Royal Academy regalarnos una exhibición de la envergadura de Jean-Étienne Liotard, donde los sentidos se pierden en una gama de colores, sensaciones y destrezas poco vistas.

Príncipe Charles Edward Stuart 1737





Sir William Ponsonby, vestido al estilo de la corte otomana1742

domingo, 24 de enero de 2016

Feria de Decoración de Antigüedades y Textiles, Londres

Mientras una tormenta de nieve azota Nueva York y varios otros estados, aquí en Londres la temperatura bordea once grados con una llovizna, que no recuerda que estamos en pleno invierno. El cambio climático parece estar afectando a todo el planeta, donde los niños y niñas tienen su fenómeno en Chile, con grandes marejadas y lluvias en pleno verano. Como todo en la vida hay un balance, y el nuestro lo llevamos en la brújula del destino. La brújula me trajo hasta "La Feria Decorativa de Antigüedades y Textiles" en el Battersea Park en Londres. Éste evento se llevó acabo entre el 19 y el 24 de enero. La Feria se realiza tres veces al año en el parque de Battersea, y las próximas fechas son en primavera del 19-24 de abril y en otoño del 27 al 2 de octubre. 

Los stands muestran una variedad de arte decorativo del siglo veinte, antigüedades  y textiles. Variedad de espejos franceses e ingleses. Ambientación de espacios modernos con mezcla de estilos retro, mobiliarios de los años treinta y sesenta; haciendo hincapié en la comodidad de sillones con un toque de elegancia en colores anaranjados, turquesas, carmín, rosa fuerte y liláceo. 

A la entrada de la exposición había un cartel que decía:  "se permiten los perros siempre que porten su correa". A unos metros de mi primera parada, se me cruzó algo por mis botas, cuando miré era un pequeño y amoroso perro fox terrier, mirando para todos lados, confundido entre tan gente, buscando a su dueño. 

El fin de la feria fue con un buen chocolate caliente, y luego una caminata por la orilla del río Támesis. 





viernes, 27 de noviembre de 2015

SENDERO



SENDERO
En el recubrimiento de las cosas, 
el sentimiento oculto
oculto sendero,
incandescente color,
reanimando vientos del silencio,
mientras escribe el sonido,
letras en el cielo.
consuelo,
pasaje no olvidado,
pasaje insospechado,

día a día recuperado.

martes, 24 de noviembre de 2015

AZAR



Azar, casualidad…
Todos los días al realizar nuestras tareas cotidianas, vamos caminando a un mundo desconocido, con colores, olores, tropezones, saludos, bienvenidas, tristezas.  Un hombre en la esquina recogiendo un colchón, que fue dejado la noche anterior , en el costado de un tacho de basura, su perro lo contempla.  Y,  un carro de supermercado desvencijado, está a la espera de otras cosas que pueden ser útiles, encontradas en el camino de una de las elegantes  calles de un barrio distinguido.  El azar, le tocó a la puerta a un hombre necesitado. Tal vez, ese colchón cobijará a una familia que pasa frio y hambre; pero hoy los provee el azar,  la majestuosa casualidad. 

La casualidad de encontrar un moneda en el suelo, un trébol de cuatro hojas, o una sonrisa, y buenas maneras, en las personas que atienden el banco, hospital, servicios públicos, el abogado y el contador.  Por azar, por casualidad pertenecemos a un entorno envolvente de lo inesperado.  La vida entrelaza caminos, hay que escoger, y la casualidad tocó la puerta en el lugar más extraño, dónde menos pensamos.


Una partícula irónicamente compleja, el azar se transforma en fortuita coincidencia, fragancia escurridiza, que trae consuelo, alegría y nostalgia, y, a veces , nos deja sin habla.  Una trepidante pregunta:  ¿me pasó a mi?  Un consuelo en lo inusual del quehacer diario, que deja de ser coincidencia y se transforma en algo latente, que conspira para hacernos ver lo deseamos ver y no ver lo que no deseamos.