lunes, 1 de diciembre de 2008

Feliz Diciembre

¡Qué maravilloso!, llegó Diciembre es signo de felicidad y armonia. Lo que a veces la armonía se puede transformar en un listado interminable de ajetreos para comprar regalos y rompernos la cabeza de tanto pensar cuál o qué será lo mejor para nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Y, repentinamente, nos acordamos que estamos en "crisis" financiera. Tenemos que ajustar el cinturón. Y salimos a las tiendas y vemos la turba de gente comprando como si el mundo se fuera acabar. Nadie ha tenido tiempo de dimensionar el atentado terrorista en Mumbai: -"ha esa hora estaba tan ocupada haciendo mis compras navideñas."- Y recién nos percatamos que el ser humano está en "otra"; es tal la cantidad de información que posee, que ya nada lo impresiona. Nos hemos vuelto indolentes. Un muerto más, un desfalco en el banco. "Al Capone" pasó a la historia. Ya nada nos sorprende. Para que decir un carterazo en plena calle o el jóven que sufrió un robo de su ipod y el cuerpo del delito fue una jeringa infectada con una bacteria que acaba de ser descubierta; que paraliza el cuerpo desde el tronco hacia abajo...Nada nos conmueve. Nada. Solamente podemos confiar en algo que todavía no ha sido vulnerado a los atropellos de la psiquis mundana y esa es el arma que tenemos para defendernos: La amistad. Al celebrar el nacimiento de Jesucristo nos lleva a reflexionar y dejarnos un tiempo para pensar en todo lo maravilloso que tenemos a nuestro lado. El amor que se expande en todas las dimensiones, a pesar que no falta el mal educado o el grosero que te interperla con algún garabato; no debemos preocuparnos, peor para el pobre de espíritu. Dios lo tenga en su santo reino. Más importante es el pensar en lo afortunado de tener amigos o él amigo que nos da ese bienestar emocional que paraliza todo lo malo o lo problemático que la vida tiene al pasar. Hoy hago una "oda" a la amistad. Dónde quiera que estemos en el planeta, con la tecnología o sólo telepatía, nuestra mente fluye en las estrellas para golpear el corazón del amigo que está esperando ansioso(a) ese palabra o el silencio para decirle lo mucho que lo queremos. El amigo que ahora en estas fechas nos regala una palabra o un destello de riqueza que fluye por los mares de la tolerancia. No es necesario mirar tan profundo para darnos cuenta que en los minerales de la amistad está la riqueza de la buena voluntad, la paciencia y la honestidad. El respeto que se merece ese amigo que al fin del mundo o más cerca de las estrellas está fulgurante encendiendo nuestra esperanza; que al termino del día nos hace feliz. Podemos soñar que todo lo que viene mañana es iluminación y guía del rumbo que será nuestra elección. Los problemas y tristezas quedarán en el baúl por unos días. No se irán, pero al menos, los soportaremos en buena compañía donde el amigo, aún que sea la mascota de la casa, nos dará una alegría infinita de una mirada enfrascada en los cimientos de la ilusión. Hoy ha sido mi día de satisfacción: he pasado un inolvidable momento con una amiga que no la veía hace meses. Y que espero, a pesar, de la distancia que nos separa, volveremos a tener muchos momentos iguales. Feliz Diciembre, Feliz Navidad y Feliz Amistad.