domingo, 15 de febrero de 2009

INSEGURIDADES

Leemos diariamente avalanchas de malas noticias: planes de rescate económicos que no dan plena seguridad, hambre y enfermedades en África, bancos quebrados, cesantía en aumento, suicidios por pérdidas materiales, y podríamos seguir. En un mundo que pensamos que la tecnología da toda clase de felicidad, en donde los juegos Wii son un "must", nos miramos a un espejo que refleja lo que no debiera reflejar: Inseguridades.

Inseguridades en todo plano, que comulgan en una oración de plegarias a todos nuestros Santos para que nos traigan bendiciones y un mejor pasar. Al final, nos damos cuenta que todos los problemas que el mundo arrastra son debidos a las inseguridades del ser humano, que no se acomoda a su destino. Siempre quiere más. Un auto es poco, dos plasma para la casa, demasiado pobre. Una tv plasma en cada habitación. Viajes por el mundo, ropa de marcas, relojes elegantes. No digamos que las colleras de los ejecutivos poderosos y, muchos arrogantes, son la más patética verdad de la inseguridad, la que nos ha llevado por caminos insospechadamente peligrosos. Cuando una señora viuda le confió sus finanzas a su banco de inversión; y su ejecutivo la llevó para almorzar en el mejor restaurante de la ciudad; alzando sus copas de champagne de la buena rentabilidad que las inversiones habían dado. Al año siguiente la historia era muy diferente: el restaurante estaba cerrado. Su dueño escapó por toda las deudas que lo asfixiaban; el ejecutivo del banco de inversiones, de la viuda, estaba de vacaciones permanentes y el banco intervenido por el estado. Ya no hay más champagne, no más caviar.

Las inseguridades del ser humano nos llevan a la superficie catastrófica de no querer ser lo que somos. Busquemos las ganancias fáciles y seamos tractores de la perdición.

Hoy tenemos ejemplos tristes de la codicia que junto a la inseguridad es una bomba de tiempo.

Esperemos que las miles de personas perdidas en sus finanzas, logren recuperar una parte y tengan un respiro de felicidad.

1 comentario:

Alej@ndro dijo...

pues vine a visitarte Carolina ... ahora en contexto de tu post ... qué es seguro? si luchamos a diario por tener seguridad ... empleando energías en algo verdaderamente volátil .... solo hay que vivir y valorar esos pasajes de la vida ... saludos mil para tí y gracias por visitarme ....