martes, 11 de agosto de 2009

VELOCIDAD

Que el tigre corra hasta 75 km por hora no es novedad, como tampoco lo es que salte hasta 5 metros de altura. Tampoco son novedades los atracos a las joyerias elegantes de París o Londres, donde los asaltantes con sus mejores prendas ocupan nuevas técnicas. No es de sorprender que la habitación de un elegante hotel en Cerdeña, donde se alojaba una Princesa Saudí fuera atracada con la llave maestra de las habitaciones. Nada nos sorprende. Con la información a más de 75 km por hora, el tigre queda corto para atrapar a su presa. Nosotros los habitantes del cosmo, quedamos absortos para digerir tanta información en tan poco tiempo. Al igual que el mundo animal, vamos por nuestra presa. Se me olvidaba que la nieta de Aristóteles Onassis quiere poner a la venta la Isla Skorpios en Grecia, que fuera de su abuelo. Donde vivió su romance con María Callas, y paseo y rompió platos con Jackie O. Si alguien se interesa, volverán tiempos mejores después de los "Madoff" y compañía.

No hay comentarios: