jueves, 29 de septiembre de 2011

MÉTRICA BELLEZA





-¿A quién le importa? 
-Es nuestra decisión...

-Yo tampoco no entiendo nada de lo que pasó, es tiempo de terminar con todo esto.

-No, déjalo así...
-La vida es una y los momentos no vuelven a repetirse, si puedes hoy tener la magia de amar porque no aprovecharla YA. 



Está Sentada en su escritorio, con la cabeza cabizbaja, sus anteojos no dejan ver la transparencia de su mirada.

-¡Qué hermosas son tus pestañas! Parecen un arco iris en chocolate, derramando las bondades de tu inocencia escondida con paciencia.



MEDIO DÍA

ENTRA POR LA PUERTA UN FUERTE VIENTO, LAS HOJAS DE PAPEL VUELAN SOBRE EL COMPUTADOR.

- Era mejor que no vinieras; no quiero que te vean aquí, te he dicho tantas veces que en mi trabajo no me molestes.

-No te molesto, sólo quiero mirarte-

-¿No está permitido que uno se siente en una silla a contemplar la belleza?

-¡Qué estupidez! Zonzo, de donde sacas tanta ironía...

-¡Ironía!, ¿Yo?

-Si tú siempre has sido y serás la reina de la ironía.

Y, por eso que, cada día que siento una de tus granadas de ironías, me tumbo a tus pies y caigo más enamorado.


Me he sentado por un año en la silla de la recepción todos los días al medio día. (Escuela Superior de Autoestima).

¡Cómo ha pasado el maldito tiempo!

Yo sentada trabajando, en este puesto miserable, lleno de estudiantes mal educados, prepotentes y desordenados, y....

El rey apreciando la belleza.

Claro que tengo belleza, pero mi belleza se mide en otro sistema métrico.

¡Cuál es ese mi bella dama!

No me hables a lo "Shakespeare"

No te vengas a vanagloriar de tu aplicación idiomática.

-¿Me puedes decir en qué sistema métrico estás?

¿De que belleza me hablas linda?, si Londres dejó de ser bella con tanta población flotante.

¡No seas racista!

No soy racista, estoy hablando de población flotante...



-MIRA POR LA PUERTA COMO UNA AVALANCHA DE GENTE SE APROXIMA-



Me has tenido más de una hora con tu cátedra de la belleza.

Al final no me has dejado decirte cuál es el sistema métrico de mi belleza.

Bueno, Vaya mujer, no se espere más...

Mi sistema métrico está apostado en mi cerebro y forma una continua y compleja red de circuitos que van siendo administrados por mis redes tecno-proyectoras, que remiten cualquier signo que no sea bello...se produce un choque...

¿Entiendes?

Oh tengo que ser más clara…

Veo que los usos de las redes sociales te han servido mucho...

No estoy hablando de tecnología

¿Yo pensé que te referías a Twitter o Facebook?

¡Es mi cerebro, tonto!

Mi cerebro no está capacitado para ver tanta fealdad. Tengo una enfermedad grave; los doctores no saben si prescribirme Prozac, Hierba de San Juan o Valeriana.

Es por eso que te ves bella, sentada en ese horrible escritorio.

Ves por fuera pero no por dentro.

Mi belleza se esconde en lo más profundo, en las palabras y el pensamiento.



Hay un  problema, que todo lo tengo que ver son signos de belleza.

El único neuropsiquiatra que me ha visto hace un par de años, me dio una pequeña solución.

¿Y cuál es esa solución?

Usar unos anteojos que por fuera son como  de sol, y por dentro tienen unos filamentos accionados por la luz solar.

Cada vez que estoy triste, sin belleza a mi lado, voy tomo mis anteojos y, al menor rayo, aunque esté nublado, se acciona el censor y mi espíritu me regala alegría y tranquilidad.  Todo lo veo multicolor...bello

Mi dialéctica quedó en el hechizo de tus palabras...

Y es por eso que cada día que pasa puedo estar sentada mirando el mal humor en este escritorio.  Pero eso me regala felicidad.

Y no quiero seguir...Sabes muy bien por qué estaré por otro tiempo más al medio día...de cada día…

Llegará el sol y tus anteojos desaparecerán, iremos a la playa, nos lanzaremos a una ola gigantesca y le gritaremos que tenemos todo lo bello que la vida nos regala:

Nuestro amor.

Ah...lo más importante, no te quiero ver más en ese horrible escritorio...



La Escuela Superior de Autoestima, fue fundada en 1994 por un Monje Tailandés.  Su lema es: “Controla tu alma y verás la belleza interior” y, para los días que se avecinan recomienda los “lentes con censores” para apreciar la belleza escondida en tantos escurridizos…












No hay comentarios: