sábado, 19 de abril de 2014

¿VECINO O ENEMIGO?




Los desastres naturales nos hacen tomar conciencia de qué es el sentido de comunidad, que en nuestros tiempos es abandonado por la agitación de la vida misma.  Abandonado muchas veces por el poco interés que nos despierta "el vecino".  Con tantas noticias ilustrándonos que el "peligro acecha" en la esquina,  por supuesto, nos sentimos poco atraídos a la "ingenua curiosidad" de saber cómo son esos seres que nos circundan; pero a la vez despertando  el cotilleo tan inherente a nuestro ser.  ¿Nos hemos vuelto paranoicos del vecino?  Drogas, asaltos, etc...producen desconfianza hasta en el saludar.  Hoy hemos perdido las palabras mágicas que el vocabulario nos regaló: "Buenos días", "hasta pronto" y "gracias".  Si muchas veces nos topamos con gente que al pronunciar las palabras mágicas de la buena convivencia, se retraen y su cara refleja:  ¿Me está hablando a mi?  Lo vivido en Iquique y Valparaíso debe traer no sólo mejor planeación urbanística e impulso económico, si no ir acompañado de la "Vía del despertar" una gran ruta que nos comunique con la compasión y buenas maneras, tan desarraigadas de la vida habitual.  Somos "uno" cuando las tragedias nos acosan, pero el resto del tiempo, el viento se lleva las buenas intenciones.