sábado, 21 de junio de 2014

EN LAS HORAS PREVIAS A TU ENCUENTRO



En las horas previas a tu encuentro,
el susurro del viento me aleja el corazón;
palpitando colores explota de emoción.

Primavera de los sentidos,
no amedrenta el vendaval de pasiones,
por diversas variaciones cambia de vía.

La brisa me devolverá el instante ,
donde tu  mirada estalló en colores.

No me digas palabras, no me digas nada,
el silencio será la alegría que derrama tu voz.

Si el tiempo me hubiera advertido,

otro soplo de caricias habrías tenido.

Nadie advierte lo desconocido,
la agudeza de tus sentidos lo innecesario queda estancado.

Si por un día cruza la felicidad por nuestro espacio,
los castaños cantarán y nuestras hojas caerán.

Me estremeceré al verte, 
incapacidad de reaccionar recubro de temple la felicidad.

Si la distancia maneja nuestro inconsciente remitiendo todo al presente.
Un solo llamado,
te estoy viendo donde no lo siento y te siento donde te presiento.

Más tarde encontrarás mi espacio, 
entrarás cabalgando;
un atisbo bastará para recuperar lo que hemos vivido.

Ese atardecer nos encontró, 
el ruido de la ciudad custodiando la profundidad de nuestro encuentro.



No hay comentarios: