miércoles, 23 de julio de 2014

SIENTO EL PARAÍSO EN TU VOZ




Siento el paraíso en tu voz,
esa lejanía dispersa que nunca oscurece tu belleza;
siempre tu voz en la osadía vibración que no estás más allá
de mi distancia;
repertorio de una luz que atraviesa todos los muros que
nos anunciaron que no había final.

Esa voz en la profundidad,
escondido revuelo de tu apreciar,
apreciar que tu resonancia destila la fibra óptica que las mareas
regalan,
una suave bruma recubriendo ese sonido a lo lejos,
te escucho,
la marea hoy me dijo que no me olvidas un segundo.
Ese despertar,
ahí  está tu pensar;
ese anochecer,
ahí  está tu repensar.

Estampada en la soledad de mi pensamiento,
arrastrada por esa fuerza que relaciona tú ser con el mío,
te adoro,
adoro evocar el desgarro de tu presencia.
Al final esa voz me recuerda no hay más fuerza que traerte
a mi lado,
voz de mi vida te escucho sin reservas.