lunes, 22 de septiembre de 2014

Qué linda alma descubrí





Qué linda alma descubrí, tu belleza radica en la conjunción de los astros trayendo
ese suave murmullo de tu encanto.
El silencio en un regocijo de tu voz, pura mirada atravesando el tiempo para quedar extasiados.
Recuerdo el cruce, cruce congruente, resonando campanas en el corazón.
corazón estampado, júbilo elocuente que algo está pasando.

No resplandece el horizonte todos los días,
No vibran las gaviotas de alegría,
Recurren a tu magia deleitando los parajes celestiales.

Aquí tengo un pasaje de tu vida;
 retrato armonioso, valor donde el tiempo es hechizo,
y el viento resuena con tu llegada.

Qué linda alma descubrí, bailando en los contratiempos,
reluciendo el mejor de los recuerdos,
lazos en la penumbre,

atando esa magistral sonrisa que no tiene tiempo.