viernes, 5 de septiembre de 2014

Sombra de las palabras

Recordando ese manto de paz en tus pasos de incongruente belleza;
es la sombra del esplendor;
es la sombra de las palabras desgarradas de ese árbol solitario en medio de la campiña;
Lavandas manchando esa tierra perfumada por el destino efervescente de un tiempo recurrente. 
Recurrente será la voz que me dicte la dirección: 
Dobla a la derecha,
Dobla a la izquierda. 
La misma voz recitando que no siga el camino más corto porque puede traer más curvas que el camino largo;
recurrente es el silencio para no dejar una huella triste danzando palabras desequilibradas que fragmentan sentimientos. 
Hoy recurro al sentido común que vuela tras las palabras inspiradas.