martes, 23 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD





En la noche, mientras las luces de Navidad tintinean, y el silencio se vuelve un compañero, propiciamos una magnífica oportunidad para estar con uno mismo, sin ruidos, solo sintiendo a lo lejos un mundano ajetreo.   Es  ahí, cuando la mente rememora  todo lo que nos ha sucedido durante el año.  Bueno o malo, es la vida; y hay que vivirla como se nos regala cada día.  La nostalgia en estas fechas produce un destello de tristeza que, al final, en unos días da un vuelco a un bienestar, ya que nos prepara para lo que vendrá.  Ponemos ímpetu o  nos quedamos rumiando la "mala estrella" que nos acompaña.  No existe estrella mágica para iluminar nuestro camino, es solo su fulgor incrustado en nuestra mente, la que hará brillar (proporcionará) lo que tanto anhelamos.  Pensaremos y pensaremos y, al final, todo llega cuando tiene que llegar.  Lo pasado, lo dejamos en el 2014, y empezaremos con bríos el 2015.  Nuestra fundación está incólume, porque tenemos el bagaje, la certitud, la esperanza y la fe que nos lleva por buen camino.  Y  en un abrazo de luces a la distancia, el recorrido es estimulante; es el misterio de la vida.  Jesús nos convoca a renacer, a escuchar la voz interior,  radar de emociones para no temer al futuro.   Como Él con su ejemplo,  regalaremos compasión a los que necesitan de una mano fraterna. FELIZ NAVIDAD

Carolina

No hay comentarios: