viernes, 30 de octubre de 2015

LA HABITACIÓN INHÓSPITA, EXTRACTO




LA HABITACIÓN INHÓSPITA 
CAROLINA PATON 







La cicatriz 
La mañana de ese día fue diferente. El haber visto a esa niña saltando me hizo rememorar instantes en que arrastré la profundidad de mi alma. 
La mano me temblaba y no podía controlar mis movimientos; era una fuerza extraña. Mi mano se fue directamente a la mejilla izquierda, a la altura de la oreja. La lluvia golpeaba fuerte la ventana y los truenos retumbaron en mi oído. 
Ese miércoles no fue igual, al levantarme un escalofrío me recorrió el cuerpo. Me duché y, al afeitarme, sentí la hoja de la rasuradora como un cuchillo. La sangre me chorreaba por el cuello y el espejo mostraba mi palidez. 
El tiempo se desvanecía en mi organismo. Me envolvió una nube. Lo único que recuerdo es ese resplandor turquesa y esos lugares que solo imaginaba y veía en los mapas. 
Un ruido me rompió la cabeza. 
Aterricé en un sillón de cuero blanco, donde fui despertando poco a poco; mis manos transpiraban. La habitación se empezó a remecer como un terremoto; me levanté, casi no podía sostenerme, y una luz intermitente me encandiló. Era una pieza en la que no recordaba haber estado antes. A mi alrededor había paredes completamente pintadas en el color del destello. 
El piso de madera estaba reluciente. Una chimenea daba calor a la habitación. No había ventanas, y la puerta tenía cuatro cerraduras de bronce. El destello dejó la claridad y me encontré con paredes tapizadas de mi vida: fotografías desde mi niñez hasta el día en que me hice el corte en la mejilla. 
Vi a mi madre corriendo. Gritaba: ¡Leo! ¡Leo! 
Mis seis años inquietos; me caí de un árbol en el jardín de la casa y me azoté la cabeza. El doctor me recomendó reposo y estar vigilante por si tenía algún otro síntoma. Nada pasó en ese momento. Luego vi sangre en un río y tierras lejanas. 
Algo robó mi destino. 


La niña del collar 
El cementerio de Bunhill Fields era mi jardín. Nuestro departamento miraba hacia ese maravilloso parque donde el silencio contempla la naturaleza. El silbido de los árboles anunciaba el otoño. El departamento de puerta roja en Bunhill Row era la felicidad de mis padres. 
Mi vida era singular porque estaba viviendo en un barrio londinense inserto en la ciudad financiera. Las luces de los edificios frente al nuestro no dormían. Los oficinistas caminaban raudamente, con la mirada perdida, y se detenían a tomar el diario de la tarde, donde seguramente aparecía algún hecho de sangre que estremecía al país. 
En mi habitación tenía un escritorio mirando a la ventana; me entretenía cuando las gotas de agua de la copiosa lluvia caían y una sonora melodía transitaba por mi mente. Al no tener hermanos, mis pensamientos quedaban a la deriva; un gran atlas y un telescopio hacían resplandecer mis horas en solitario. Después del colegio iba con mis amigos a pasear por Bunhill Fields. 
Todos mis amigos trataban de agarrar la pelota que se deslizaba hasta la tumba de Daniel Defoe, dos botes y llegaba a un orificio y se detenía en otra tumba. Un nombre: Victoria. Bonito nombre Victoria. 
Nos imaginábamos a Robinson Crusoe, tantas aventuras en esa isla desierta. 
Permanecía allí horas, registrando atentamente si había alguna grieta nueva en las lápidas y contaba las rosas rojas dejadas en la tumba de V. J. 
Luego volvía a la figura de Victoria corriendo con su vestido azul y un lindo collar de turquesas. “Salta, salta, ven vamos a buscar un escondite”. “No tengas miedo”, me repetía. 
Mis amigos me hablaron del “fantasma de la cuadra”, no quería ni saber las cosas que ellos habían visto. Lo único que recuerdo es que corría muy rápido y tenía un collar con unos destellos maravillosos. 
Mis ojos enceguecieron por unos instantes y, cuando volví a abrirlos, ella había desaparecido. Me concentré y la vi en tiempos turbulentos en Londres. 
Victoria regalaba felicidad con su alegría, inteligencia y una belleza sublime…

Editorial Forja 
LA HABITACIÓN INHÓSPITA 
Autora: Carolina Paton 
Editorial Forja
General Bari N° 234, Providencia, Santiago-Chile. Fonos: 224153230, 224153208. www.editorialforja.cl
info@editorialforja.cl
www.elatico.cl 
Primera edición: junio, 2015.
Prohibida su reproducción total o parcial.
Derechos reservados.
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida de manera alguna ni por ningún medio, ya sea electrónico, químico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor. 
Registro de Propiedad Intelectual seudónimo: N° 211.989 Registro de Propiedad Intelectual: No 231496
ISBN: No 978956338182-5 
ENCUENTRA LA HABITACIÓN INHÓSPITA EN LAS LIBRERÍAS Antártica y Feria Chilena del Libro.  Pronto en formato Ebook.


No hay comentarios: